sábado, 8 de agosto de 2015

Agosto 2015

Ya hace un año, cómo pasa el tiempo... 

Parece que fue ayer, cuando aún dormía plácidamente entre mis sábanas y algo me despertó. No sabría decir qué fue. No recuerdo haber escuchado ningún ruido. No recuerdo que nadie susurrase mi nombre. Recuerdo que desperté, sin motivo alguno. Mis labios estaban secos, hacía demasiado calor afuera. Las sábanas se entrelazaban entre mis pies jugando al escondite y seduciendo a la oscuridad de mi cuarto. Era muy tarde pero tenía la sensación de que hacía muy poco que me había acostado. Miré el reloj, aturdida. Eran las 04:30h de la madrugada. 

Necesitaba volver a dormirme, volver a cerrar mis pesados párpados y volver a conciliar un profundo sueño hasta despertar por el amargo sonido del despertador.Y sin embargo, algún impulso desconocido hizo que me interesase por mirar si había recibido algún mensaje en el teléfono. Y así era.. apenas hacía tres minutos había recibido un mensaje, el mensaje que cambiaría mi vida.

Y mientras lo leía, mis corazón latía con fuerza, las ganas se apoderaban de mi y una sonrisa se dibujaba en mi rostro.

"Te quiero" pensé. Y dejé volar mi imaginación, como si de un sueño se tratase.

Hoy hace un año, cómo pasa el tiempo...